ENTREVISTA A OSCAR DE LAS FLORES

Oscar de las Flores es un artista canadiense, que tiene una relación con Oaxaca muy estrecha, muchos de sus viajes y visitas corresponden a este lugar. Cuando ARTECOCODRILO  estaba en su primer año, lo conocimos y se integró a nuestra idea de difundir la obra que tuviera como soporte principalmente el dibujo, la pintura y la gráfica.

Conocí a Oscar tomándonos un café en el Bar Jardín, frente al zócalo de Oaxaca, cuando estaban los plantones después del primer golpe represor a los plantados del 2006 en Oaxaca. Desde entonces, muchas cosas han pasado, todo se ha reordenado. Oscar en ese tiempo llegó a integrarse también a los trabajos del proyecto de la Curtiduría, donde colaboró y puso su energía por años.

Desde que conocí la obra de Oscar lo vi como alguien importante, que llegaba a la realidad de artistas que formábamos parte de ese conglomerado de ideas que en aquel entonces se integraba a la vida activa de Oaxaca; llegó a formar parte de la comunidad de artistas que al igual que nosotros, estaban en busca de generar una obra consciente y ubicada en el espacio y tiempo donde nos encontrábamos. Lejos de insertarse en lo oaxaqueño como mercado, este grupo de artistas peregrinos que al igual que Oscar, llegaron de todas partes. Alguien muy atinadamente, les llamó “La Octava Región” (recuerdo haberlo escuchado de Bernardo Porraz ): comenzaron a realizar un ejercicio constante de producción de imágenes e ideas con miras a construir nuevos discursos, el caldo de cultivo generado entonces en ese lugar, era propicio para eso.

Cuando conocí a Oscar, su obra ya era consciente no solo de tiempo y espacio, si no que desde que vi sus dibujos, me di cuenta que estaba consciente de lo que pasaba en el mundo y en todas las almas atormentadas que la habitan; en ese universo bidimensional que es su dibujo, cabe todo: está el dictador, el alcohólico, la prostituta, el niño llorando por su mamila, un remedo de personajes que le pertenecen a las masas, es decir: un pato Donald convertido en un teporocho con el ano prolapsado, los asesinos, los cristos, los héroes, los peores perdedores; me pareció una obra increíblemente poderosa y consciente, amén de la maestría del dibujo con la que Oscar siempre nos ha enseñado sus imágenes. Había algo en su tono de hablar sereno y sólido que lo decía todo. Siempre pensé que ese día en el bar Jardín del zócalo, entre las carpas de los plantones, había conocido a un dibujante del nivel y genialidad de un Giacometti.

Hace unas semanas, Oscar nos visitó en el estudio aquí en el D.F., donde ahora nos encontramos, pasando unos días dibujando, con la idea de retomar el diálogo que ya habíamos empezado hace años; nos dejó algunos dibujos para empezar a calentar este ejercicio, yo pensé en hacerle una entrevista que les muestro enseguida.

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( DEMONIO ), 35.7X 37.5 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( DEMONIO ), 35.7X 37.5 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

ENTREVISTA

R.A.: Maestro Óscar de las Flores: antes que nada, gracias por concederme esta entrevista, que pienso compartir pronto; como me lo pidió, la entrevista es sencilla. Comencemos.
Antes que cualquier otra cosa, háblanos, así llanamente, sobre tu proceso de dibujar.
O.F. Para mi, el dibujo ha sido desde una primera instancia un compañero que me revela un mundo paralelo; un espacio en el tiempo en el que puedo conversar conmigo mismo y con mis sentidos de ánimo continuamente a través de la línea.

R.A. ¿Desde cuándo dibujas?
O.F. Surgió de la manera más sencilla: rayando paredes. Mi abuela, que no había recibido educación alguna, me enseñó a sacar una paloma de un número dos; esto me pareció un acto de magia del tipo Houdini.

R.A. Sé que pasas mucho tiempo encima del papel o de las placas de tus in taglios, ¿De dónde crees que surge la forma del trazo? ¿cómo llegan a formarse las líneas?
O.F. Dibujo desde que tengo memoria. Quizá a los dos años. No teníamos televisión en casa, así que rayar siempre fue para mí lo más entretenido. Así me di cuenta que las líneas parecen irse empujando unas con otras, imprevistas, como pequeños guiños sobre el papel. Siempre trato de estar incómodo con los trazos, intentar que exista un diálogo que mantenga mi interés y que aumente el sentimiento del dibujo; es como un constante rasgar, un acto de control sobre una superficie a la cual sometes a un constante riesgo de accidente.

R.A. ¿Qué te preocupa en tu obra, siendo que hace años dejaste de preocuparte por el proceso y ahora dibujas como realizas el acto de respirar?
O.F. Siempre estás al margen del error, hay algo parecido a esa constante necesidad de cometer algún error garrafal, pero la dedicación permite que te arriesgues y lo salves; eso hace al dibujo activo, emocionante.

R.A. Háblame de tu proceso de mojar el pincel. Te aseguro que no es albur
O.F. Creo que siempre se pueden seguir añadiendo riesgos, precipitando ideas nuevas, intuyendo contrastes, agrediendo la línea y enriqueciendo lo que ya has hecho. El dibujo es como hacer trucos con una patineta o alguna danza contemporánea, pero visual: puedes saber los movimientos más íntimos de tu cuerpo, conocer todas sus capacidades y seguir realizando nuevas maniobras asombrosas.

R.A. Es un acto de posibilidades infinitas, ¿cierto?
O.F. Creo que lo que hace al dibujo es la posibilidad de cagarla. Cierto es que lo que me hace pensar que lo infinito es un concepto de simpleza.

R.A. ¿Sabes dónde habita el peligroso monstruo con el que algunos artistas salen a jugar al patio de nuestro país cuando hay recreo y en los desayunos escolares hay papel de algodón?
O.F. Nunca me faltó el papel barato, siempre mi padre recolectabapedacerías de papel chafas; trabajé siempre en papelitos higiénicos, hasta ya después que un buen papel llegó a mis manos, es como un pastelillo especial de cumpleaños, el mejor regalo, como me resultaba tan escaso, rellenaba hasta el último milímetro.

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( MUJER DESNUDA EN CUCLILLAS ), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( MUJER DESNUDA EN CUCLILLAS ), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

R.A. ¿El artista trabaja con las carencias?
O.F. No sé si todos; en mi caso hubo muchas carencias, aunque a mí solo me preocupaba el resultado. Se han hecho libros escritos en retazos de papel, miniaturas impresionantes realizadas en trozos de hueso.

R.A. Háblame un poco de Oaxaca, ¿Qué haces allá? ¿qué piensas de Oaxaca?
O.F. Simplemente estoy. Me gusta Oaxaca porque tiene acentos ancestrales, porque no domina la cultura materialista del norte y aunque la gente es igualmente materialista y se puede ver piratería por doquier, predomina una autenticidad milenaria, se siente cómo pulula. La geografía ha logrado preservar autenticidades que en otras regiones simplemente desaparecieron; eso me afecta.
Sobre ese tema de estar en Oaxaca, no se trata de algo público, conocido por todos: simplemente me encuentro aquí. Me gusta Oaxaca porque tiene acentos ancestrales, porque no domina la cultura materialista del norte y aunque el oaxaqueño es igualmente materialista y puedes ver piratería por doquier, predomina una autenticidad milenaria, es algo que se puede palpar, se siente hasta en el aire. También entra en juego la geografía: esta ha logrado preservar autenticidades que en otras regiones simplemente desaparecieron. Eso me afecta: es decir, me gusta escuchar idiomas históricos, y comer comidas prehispánicas, es como un viaje, un túnel de tiempo. Me gusta la gente sencilla, por eso me la paso en las calles, en los barrios y los mercados; me siento como un obrero más.

R.A. ¿Porqué dibujas tantos anos y genitales desflorados?
O.F. Creo que defecar es una experiencia dolorosa y explosiva y la genitalidad en exceso puede llevar a la desfloración, no te parece así? Es como una sensación visual; la lascivia, el exceso, es como un hambre, un cerebro alterno, de abajo

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( TORSO DESNUDO DE MUJER DE PIE ), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( TORSO DESNUDO DE MUJER DE PIE ), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

R.A. ¿Qué piensas de Mickey Mouse?
O.F. Pienso que es un pendejo; y que Tribilín se mete con su novia. Solo bromeaba: creo más bien que es un gran icono artístico, con profundas implicaciones del poder cultural de la mentalidad imperial yanqui; una imagen de confort también, para los que crecieron creyendo.

R.A. ¿Crees que los dibujantes que lo crearon tenían idea del Golem que estaban haciendo?
O.F. Yo creo que visualizaron su poder y su capacidad comunicativa: en esa época no existía la animación; fue un concepto radical.

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( MUJER MOSTRANDO SU ANO Y GENITALES), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( MUJER MOSTRANDO SU ANO Y GENITALES), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

R.A. Ya para terminar, me gustaría que nos contaras alguna anécdota que te guste revivir de algún artista; ya sea tuya o de algún otro artista al que tú admires. Los artistas siempre tienen este tipo de joyas en sus memorias. ¿Nos puedes regalar alguna?
O.F. No he conocido a muchos artistas admirados: están muertos, viven muy lejos o no se dejan ver por sus admiradores, pero te contaré del caso de Alejandro Santiago (Q.E.P.D.), pues él mismo era una obra de arte ambulante. Era un místico con mente de poeta y banda de jazz; cuando vi su obra en Oaxaca la primera vez, me daba una especie de taquicardia, dolor de estómago y se me ponía la piel de gallina. Siempre me ocurrió eso cuando notaba su soltura en el trazo; la obra de los demás parecía hecha para veladas con galletas y té, mientras su obra era electrificante por la forma en que la hacía; siempre experimenté esa sensación. No sabía cómo encarar al maestro, pues hablaba como si cantase jazz, scat; tú sabes. Y como yo no bebo, sentía que no lograba entrar en su música: me pidió que lo llevara a mi casa para ver qué obra tenía producida; lo defraudé, pues solamente tenía un cuadro mal pintado e inconcluso en una pared. Era una casa enorme: cinco cuartos y sólo un cuadro incompleto en una pared. Traté de llevarlo a las cantinas más pinchurrientas, de paludismo, para congraciarme, pero no funcionó, se sintió ofendido. En fin, no siempre tengo muy buenas anécdotas.

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( HOMBRE DESNUDO DENTRO DE UNA CABEZA ), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

OSCAR DE LAS FLORES, SIN TITULO ( HOMBRE DESNUDO DENTRO DE UNA CABEZA ), 37.5X 35.7 cm, Tinta china sobre papel de algodon, 2014

R.A. Definitivamente es muy buena. ¿Algo más que quieras agregar?
O.F. Me intimidan los famosos y los masters: no me atrevo a pedirles su autógrafo y sacarme la foto “pa’l face”.

R.A. Haces bien, maestro; eso es de groupies…
O.F. Si algún master lee esto, espero se apiade de mi y me mande un saludito.

R.A. Seguramente les llegará tu mensaje. Haremos lo posible por que las redes sociales hagan llegar esta entrevista a muchos lectores. Publicaremos la entrevista flanqueada por los dibujos que nos hiciste el honor de hacer aquí, en esta que es tu casa. Gracias, maestro Oscar de las Flores.
O.F. Al contrario: gracias a ustedes 

 

DICIEMBRE DEL 2014,  ©ARTECOCODRILO EDICIONES, MÉXICO D.F.

 

MAS SOBRE CAMILO PULSAR AQUI